ADAN Y EVA (LA VERDADERA HISTORIA)

Mas allá de los montículos dorados, del amanecer de los soles de Aries, mas lejos aun si cabe que el mismo firmamento. Cuando las leyes eran ramos y los placeres simiente y brotes tan delicados como la fina capa de moho que recubre un bosque. Antes incluso del mal, de lo bueno, y de la podredumbre. Cuando todavía no existía, el hombre, ni mujer, ni bestia, ni terodaptilo, ni bruja, ni aires… En aquel paraje, inconfesable, inconcluso en su perfección, Adan y Eva, se encontraron:

Y en un beso, la materia ardió. Y en un roce los montes se fusilaron. Arboles que acallaron el silencio para más tarde colonizarlo de manera eterna. De ese baile nacieron odres que se destilaron en cuantía por los valles y cascadas de aquellos montes. Y el aroma se despertó. Al Adan oler a Eva, y Eva oler a Adan.

Pero había alguien por allí, cerca, que no lo pudo sentir. Sino, más bien, los simples rostros cambiantes de manera continua que entre esta pareja se manifestaban, sin, por otra parte, él, poder evitarlo o siquiera interceder.

Y Adan y Eva tuvieron hijos, y de esos hijos familias, y de esas familias más campos, mas simiente y mayor vida. Ese alguien, para entonces, sin haber conseguido descifrar el montículo de aquel nicho generacional, vagO, y vagO, por ahí suspicaz.

Una vez solo lo pudo advertir, pero fue suficiente. Tembló la tierra, el cielo se partió en dos, mejor dicho, en TRES. Y asustado, atemorizado y herido de muerte, acordó relatarlo todo en el primer libro que hasta nosotros ha llegado.

EL GENESIS.


Y así es, lo escribió el mismo SatanAs.

Comentarios

Entradas populares