EL TRAYECTO DE LA ROSA (O COMO ROBAR VALENCIA EN LA PALMA DE UNA MANO)



Primero has de empezar en el salto. El Salto del Agua. Ahí tomas el metro. Y te llevara unas cuantas paradas llegar a tu apeadero: Mislata, (ahí te vendrán algunos recuerdos tuyos y de mas alla), entonces te plantaras sin comerlo ni beberlo en LA AVENIDA DEL CID. Ahí nadie tendrá valor de mirarte, el interminable “gusano” será todo para ti si asomas tan solo ligeramente un poco la cabeza. Se acabaron los vaciles suspicaces hacia tu persona. Entonces Angel Guimera y COLON. Atrevete, baja en COLON y lo haras mas épico si cabe. Entonces no sabras donde ir, tu idea inicial era “comprar pintura” pero la única referencia que tienes es una dirección medio borrosa en un apunte que tomaste a mano. Anda, anda sin miedo ni prisa, pero aun sin prisa te parecerá que vuelas, pues los demás si iran con prisa y tu, tan solo, deslízate entre ellos, este efecto relatividad te dara la sensación de estar bajando en kayak los rapidos mas salvajes de el rio mas salvaje. Te cansaras un poco, no importa, anda, anda y anda hasta… Un puente que hay, dudaras un poco, miras a ambos lados y lo cruzas en definitiva. Entonces te ves un poco desconcertado y preguntas, a dos mujeres, que por desgracia o fortuna no son lugartenientes, ellas querrán igualmente ayudar pero pasa automáticamente. Preguntas luego a otro que si lo es y solventado.

Sigues andando, cada vez, contradictoriamente solo en apariencia, mas fuerte, mas decidido, mas fuerte, ya digo. Y entonces llegas: PINTURAS ALBERTO. Exclamas, DE PUTA MADRE. Es  una tienda de pinturas de brocha gorda, y además, cerrada. Hay un barecito al lado, te tomas una coke y conectas con el lugar. Dos estudiantes, un perro, un hombre, el camarero chino y poco mas. Asi que, hay que volver. La caminata de ida ha sido considerable, ahora toca la de vuelta.

Y parece que te duele el talon, uno de los dos. Las botas empiezan a parecer cadenas con bolas de acero tras de si. Pero tu anda, anda sin tapujos, tienes VIA LIBRE. Entonces llegas al puente de nuevo, lo cruzas, mas lento, menos expoleado y tu objetivo solamente es llegar, como lo fue al partir. Sabes que algo hay detrás de ti, algo que sabes pero que no compartes y eso te lastra un poco, pero a la vez te enardece, y ese enardecimiento se transforma en calor acuciado por el dolor que te procura la travesia. Asi que llegas al termino opuesto, y ya no tienes nada entre las manos, cigarros si acaso, pero en cuanto a objetivos, cero. Y es ahí cuando lo ves, cuando las ves, si, oh si, son ROSAS. En el Puente de las Flores. No vas a obviar un detalle como ese, imposible. Y te acercas, miras una, las hueles, a penas desprenden aroma, pero son bellas, e inofensivas, es decir, sin espinas! Asi que en quien primero piensas es en tu madre. Una rosa furtada de la CAPI, collonuda idea. Aixi que mires mes detingudament, no son massa florides ni exuberants pero de segur que el detall valdra la pena. Aleshores la talles, la elegida, la que penses es mes bonica. I ja es teua, la tens, la prens, amb la ma dreta, es clar… Pero encara queda molt per caminar per arrivar fins a l’estacio, aixi que la travesia continua, i aquesta vegada la palpes be, la curiosetges, doncs, tan sols es una flor mes, no te cap misteri, i aquesta impressio et desalenta un poc per la causa insignificant que pot resultar tota aquesta barrabasada. Aixi que reprens el teu caminar, la gent et mira, no saps ni t’importa el que pensaran, tu sols tens  l’objetiu  quasi frustrat de arrivar fins a algún puesto, fins a casa, obviamente, pero sense ser conscient de en que pot consistir tota aquella predisposicio de elements que al teu pas s’han anant donant. Perque es clar, es tracta de una ciutat, una gran ciutat, i com a totes les grans ciutats, cada element, te el seu significat. D’aquesta mena continues el teu pas, una llarga avinguda, COLON, ni mes ni menys. I quan estas arrivant, que succeix? Doncs, algo automatic, si, com un tic no esperat pero tampoc massa cridaner, es a dir, canvies la preciada flor de MA! Penses, GUAU, de MA a MA i es per a MAMA! Aixi que seguint deixante dur per la mateixa inercia amb la que emprengueres el viatge arrives, si. ARRIVES. A casa. Obris la porta, la mare es trova netejant o qualsevol mena d’eixes i tot sudorat, cansat, extasiat, li dius:


_He furtat aquesta rosa de Valencia, pren.

Comentarios

Entradas populares