EL AULLIDO

Es posible clamar a la luna? Anoche mi lobo andaba inquieto. Hubo luna llena... Supuestamente, el sonido de la campana eclesial, el mas profundo de todos, no es sino somero. Es como un desafio, o, valor a la montaña. Supuestamente, debería atraer al sol, en el silencio de todo. Pero los humanos poco respetamos, salvo el mutismo de la noche. Ése, sí lo respetamos. Entonces, cuando llega esa luna, llena, los animales lo han visto, el contraste que no debería existir. Y mi lobo miró al cielo. Que vio? Pues donde antes era nada, esta vez era una doble nada. El lobo no ve por la noche, se sirve de sus otros megatantos sentidos. Pero la luna, llena, sí la ve, como en un vacío retinal de su vista. Y cuando sucede, cuando el pavo chilla estrangulado, en medio de la calma total, entre comillas; la persiana se quiebra ligeramente, el mendigo alza su botella, y, o, a lo lejos, muy lejos, una pequeña cuna se estremece, entonces lo ve, lo sabe y lo expresa.

Anoche Navuk andaba inquieto. Esa luna, llena, sigue ahí. Y Chicho Ibañez Serrador dijo,

"es el silencio que precede al aullido".

Comentarios

Entradas populares