LA NOSTRA EDUCACIO (ELIGE TU PROPIA AVENTURA)

ELS POBLES SENSE COLOR





No es que el regalo de Patrick le hubiera desagradado. No, no era eso. En realidad, Omri estaba -por decirlo de alguna manera- muy agradecido. El unico problema era que Omri ya tenia montones de indios como aquel. El monton de abono, sin ir mas lejos, estaba lleno de soldaditos, que tardor tras tardor, su madre, que no tenia ningun cuidado con estas cosas, habia ido rastrillando entre las hojas caidas.
Omri y Patrick habian pasado muchas horas juntos jugando con sus colecciones de indios y soldaditos de plastico.

Dia 11

8:00, Todavia sin noticias de Gurb. Intento de nuevo establecer contacto sensorial. Percibo la voz colerica de un individuo que en nombre de los ciudadanos de a pie, cuya representacion ostenta, exige plena responsabilidad a un tal GUERRA. Renuncio al contacto sensorial.

8:30, Abandono la nave y convertido en somormujo echo un vistazo a la region desde el aire.

9:30, Doy por concluida la operacion y regreso a la nave. Si las ciudades son tortuosas e irracionales en su concepcion, del campo que las rodea es mejor no hablar. Ahi nada es regular ni llano, sino al contrario, como hecho adrede para obstaculizar su uso. El trazado de la costa, a vista de pajaro, se diria la obra de un DEMENTE.


La democracia del espectador

Una teoria progresista sobre el pensamiento democratico liberal:

"Para conducir a las masas estupidas a un futuro en el que estas son demasiado ineptas e incompetentes para imaginar y prever nada por si mismas".


Lo cierto es que el abogado habia cumplido lo prometido. Tambien es cierto que Toribia me presto su apoyo y que estaba despierta cuando volvimos de cenar. El abogado se fue a dormir. La casa estaba en silencio cuando Toribia abrio la puerta de mi habitacion y me llamo con un susurro.

-Todo bien?
-Todo bien. Salgo de viaje dentro de cuatro dias.
-Chissstt...
-Salgo dentro de cuatro dias -repeti bajando la voz. Mira, acercate.

Yo ya estaba acostado. Toribia se acerco y saque la mano de debajo de las sabanas. Le mostre el anillo de oro, que lanzo un destello de mariposa sobre el techo.

-Es el anillo de mi padre.
-Lo se, lo se.
-El tio Sebastian esta avisado. Me espera en algun lugar de la selva, mas alla de los volcanes, rodeado de tiburones que se alimentan de carne humana.
-No digas esas cosas, Miguelito -dijo Toribia con un estremecimiento-.


-Pero maestro -dijo Leonardo-, tu poder ha triunfado y ha vencido al Rey de las Ratas! Rompiste su control mental!
El maestro Splinter suspiro con cansancio. -Gracias, Leonardo, pero no osaria enfrentarme a el de nuevo hasta que recupere mis fuerzas. Por eso, vosotras, tortugas, debeis continuar la busqueda de April solos!
-No te preocupes, maestro!- dijo Leonardo-, Nos has entrenado bien!

Mientras las tortugas habian estado buscando por las alcantarillas, Irma habia estado ocupada revisando todas las cintas de video. Creia recordar a April hablando de un lugar infestado de ratas. De pronto, dio un grito de alegria, al ver a una imagen de una estacion de metro abandonada... Casi al mismo tiempo que Irma conecto el comunicador  de las tortugas para hacerles saber su idea, April estaba utilizando una lima de unglass, para abrir la cerradura de su jaula!



TENIA entonces solo veintiun anyos. Yo siempre habia sonyado con una escuela tan diferente... La veia moderna, bien instalada, alegre... Pero la vida es asi.

Ni siquiera viene el nombre del pueblo en la Enciclopedia. Debe ser una birria -dijo mi hermana Sylvia, dejando asi mi moral por los suelos. Mi madre, como siempre, me animo.

El sitio es lo de menos. Lo importante es que te sientas a gusto, y que la gente te quiera... Para ser feliz, que mas da que el lugar sea grande o chico?

Pero yo pensaba de muy diferente manera. Creia que para mandarme a un sitio asi, no era necesario que me hicieran un examen tan duro, ni aquel curioso test, que dio como resultado que yo me encontraba plenamente capacitada para dirigir una escuela de ciento setenta nanos.

Si tan bien lo hice todo que incluso mereci la felicitacion del tribunal, por que ahora me daban una escuela en un pueblo tan mini? Cuantos alumnos tendria? Tal vez nueve?

El pueblecito aquel se me habia atragantado, y estaba segura de que iba a ser algo horrible.

Lo note en cuanto llegue a la estacion y localice el autobus rojo y azul, sin duda contemporaneo de Godoy, lleno de viajeros, y con el techo repleto de cestas, escobas, un cochecito de bebe, enormes fardos de plantas, un colchon y montones de cajas de carton atadas con cuerdas.

Pregunte a una mujer si aquel era el coche que iba a Beirechea, con la esperanza de que me dijera que no, pero me contesto afirmativamente, en un intervalo de su discusion con el cobrador que pretendia subirle a la baca una enorme maleta atada con cuerda de esparto, a la que ella se aferraba como si en ello le fuera la vida.
-Que si, Perico... Que te digo que si...- decia...

El autobus, mas que rodar, brincaba, y yo procuraba encogerme por no aterrizar encima de las gallinas o sobre la chica, que debia estar ya fatal, la pobre.

-Uf, y que calor tan sofocante!-. Entre una cosa y otra, yo estaba echa polvo.

Cada vez que veia un pueblo bonito, deseaba que fuera el mio, pero no tuve suerte. El autobus paraba, si, pero siempre era para recoger a mas viajeros que entraban como podian, quedandose de pie por el estrecho pasillo.

-Asi que sube usted hacia Beirechea?- dijo la de las gallinas, despues de contar por tercera vez el dinero que llevaba en el monedero.
-Si, seniora- conteste con una voz tan triste que el mismo Herodes se hubiera enternecido.

Otro pueblo... Otro... Otro...

El calor, era cada vez mayor, y yo ya no podia parar. Lo curioso es que nadie se quejaba. Aquella gente aceptaba todas aquellas incomodidades con una rara filosofia...


Cristina llegia de nou el poema. Quan el va acabar, va fer una volta al paper i per l'altre costat, escrit a ma deia: <<TERCER MISSATGE -JA QUEDA POC-. (?)>>



Una escola blanca


que s'obri i mai no es tanca

El pare de Joan rep en herencia una casa al terme de Xativa, propietat d'un oncle seu que s'en va anar a l'Uruguai. Pero aquest llegat imprevist no li fa gens de gracia i decideix desferse'n rapidament. Aquesta actitud misteriosa provoca les sospites del seu fill, el qual inicia unes escabroses indagacions que posen damunt la taula els enigmes terbols i apassionants que envolten el passat de la seua familia. Paral.lelament, en el transcurs de la investigacio, el jove descobrira tambe el desfici afectuos que li provoca Maria, la seua cosina. Aquest es "El lledoner de l'home mort".


UN CAPITA DE 15 ANYS


Desde la muerte de tu abuelo, hace ya tres anyos, has pasado cada verano ayudando en la tienda de tu abuela, en una minuscula localidad minera del norte de Ontario, Canada. Ya hace muchos anyos que las minas de oro fueron cerradas definitivamente y, si no fuese por los turistas que visitan los bosques y lagos de la zona, Kirkland seria una ciudad fantasma.

Tu abuela aun tiene guardadas las acciones de la mina del Ancla. Dice que no tienen ningun valor, pero tu no estas tan segura. Un dia, cuando estas haciendo limpieza del cobertizo trasero de la tienda, encuentras un diario personal, encuadernado en cuero marron, que pertenecio a tu abuelo. Te sientas en el suelo y comienzas a leerlo con avidez: <<Han cerrado el tunel numero 4 oeste despues del accidente de ayer. Podria haber una fortuna alli. Si al menos tuviese la llave del escritorio de Sam Carter...!>>. Te preguntas si esto querra decir que todavia hay oro en el Ancla.





No puc deixar acabar el diari de Michael sense donar algunes indicacions sobre les coses que els van passar a ell i als altres. Pot ser no mes es una idea vaga. Sabem segur que es van quedar durant dos dies en el poble dels Estanys de Fang, abans de traslladar-se cap al nord. Estarien entre amics i m'imagine que s'acomiadarien de la gent d'Ora. Mes enlla d'aixo, no hi ha res precis. El poble del Llac Gran ha canviat des que van arribar les persones que un altre temps anomenavem ELS SOLITARIS. No tinc intencio de descriure la transformacio, perque aixo es un altra historia. Sobrevivim, pero ja no som com erem en un altra epoca. Tinc la sensacio de estar a les acaballes d'una era i al comensament d'un altra nova que no viure per veure com es forma. Aso sera el privilegi... o la malediccio, d'altres. A hores d'ara, em trobe gairebe sol. Tommy Fisher ha mort i en queden pocs de la meua generacio. La majoria dels que queden no son del meu temperament i no m'abelleix fer l'esfors d'adaptar-mi'hi. Em trobe comode am la meua roba vella.

Paul encara viu amb nosaltres. De tant en tant, s'en va a fer llargs viatges, que s'estenen onsevulga que el du la disposicio d'anim. Sovint torna d'aquests viatges amb aspecte abatut i desesperat, i em pregunte on ha estat i que ha vist. Mai li faig preguntes molt directes; si ell volia que jo sabes alguna cosa, me la diria.

Fa poc, tot i aixo, s'em va acostar, amb un semblant ta proxim al goig com Paul es capas d'abastar. Em va contar que havia estat al nord-est, fins el mar, i se les havia apanyat per anar i tornar a la costa. Tenia la impresio que aquesta no era la primera vegada que havia rondat per aquella zona. En aquesta ocasio havia trovat senyals d'allo que havia estat buscant.

Havia ensopegat amb un poblat petit, prop d'un port, i havia preguntat, inutilment, a la gent d'alli, sobre nouvinguts que puguessen haver passat pel districte. Eren una colla recelosa, cauta amb els forasters, i com la majoria d'aquests grups aillats, poc disposats a contestar preguntes. Haurieu pogut pensar que no hi havia aparegut, en les seues vides, res nou durant generacions.

Per sort, Paul es va arriscar a mirar per alla, pel seu compte. El poblat estava instal.lat sobre una peninsula estreta, amb el mar obert a un costat, el port a l'altre, i senyals de ruines antigues per tot arreu. En la punta Nord, sobreeixia un pujol alt. Alguns l'anomenarien muntanyeta, encara que no era res comparable amb les muntanyes del sud del llac. Paul hi va pujar un mati. Era una caminada facil que nomes costava un parell d'hores de fer. La vista desde el cim era meravellosa. Un mati clar sense nuvols, donava una perspectiva cap al Nord, al llarg del litoral rocos. Aquesta perspectiva s'estenia fins que semblava que s'aixecava de la superficie del mar en la boirina de l'horitzo.

Mentre mirava cap al nord, Paul es va sobresaltar en veure un retallet pal.lid que s'allunyava de la costa cap el mar. Era una vela. Despres de seguir amb els ulls la direccio en la qual semblava viatjar; va veure una illa gran. El cor li va fer un salt, quan hi va veure pujar dos filets de fum blanc a penes perceptibles. Era fum produit per focs de cuinar, mes que per foc de brossegar. La claredat cristal.lina de la matinada els feia quiasi visibles, com si fosen filius, contra els pujols que s'alsaven a l'interior de l'illa. El lloc estaba habitat.

Aquesta vegada, va fer les preguntes als seus amfitrions recelosos amb mes persistencia. Qui vivia en l'illa? Qui governava les canoes? Les respostes van ser interesants. Si, algu vivia en l'illa. Era gent que nadava en la mar. Quan de temps feia que hi vivien? Algu va asenyalar un nen d'un parell d'anys. Des que va naixer? Si. Paul destacava la costa. Venien aquestes persones a terra ferma? No ho sabia ningu, i a ningu no l'importava gran cosa. Paul els va preguntar si anaven alguna vegada a l'illa, desde el poble. No ho feien. Despres de mirar-los les canoes, Paul va comprendre el motiu. No estaven construides per al mar obert.

Aixo va ser tot el que Paul va poder esbrinar, pero va ser suficient per donar-nos , als dos, tranquil.litat d'esperit. Els dos estavem segurs que coneixiem qui eren aquestes persones desconegudes. No hi havia a penes dubte que Paul havia trobat el lloc adequat. Mes al sud de l'illa habitada, hi havia un parell d'illes mes petites, una molt mes mar endins. Tambe hi pujaba fum blanc, pero no de focs de cuinar. Hi onejava el vapor d'una xemeneia de volcA, a penes visible contra l'horitzo. Era l'ultima de la linea de muntanyes que s'escalonaven a traves del pla com si fossen focs d'alarma.

Michael ha trobat la seua illa, ho sE.




Charles Clinton
L'ultim professor que ha servit en el poble del Llac Gran.






















Comentarios

Entradas populares