"POEMA DE LA TRAYECTORIA DE UNA COLILLA HASTA EL FIN DEL MUNDO"

Las laderas de Espan~a
dice un chino mientras masca
para olvidarse del frio de una acogedora man~ana.

Son prietas, acumuladas y densas
en comparacion con su tierra...

Pero aqui hemos hecho de nuestro epitafio
un santuario.
Del asesinado nuestro mejor poeta.
De Dios un pulso
y de nuestros arrecifes
desaladoras.

Contemplo una colilla, extinguida hace varios dias.
A su lado hay agua y demas enseres.
Llego aqui por casualidad.
Deja un rastro de ceniza que
asciende por una barra metalica
en forma de oxido.

Y lienzos tras el;
cajones,
un estante
con otro Angel;
no poeta pero fusilado tambien.

Tanto sufrimiento entre estos muros
que trato de "perfeccionarlos'.
Tambien grandes y copiosos festines
e inolvidables navidades de fragor permanente;
castan~as asadas, alcachofas de una delicia inigualable.
Sobretodo el corazon.

Y ahora no poseo mas que una acristalada pluma para limpiar lo impio de esta herencia.
Ese cuadro de novechento apoya mi verdad, salvaguarda mi espalda.
Ellos; esos personajes implacables.

Y alli las ruinas rupestres,
de otro dia,
otro nacimiento,
otro santo,
otro cadaver...

En su ventana da el sol,
goza de colores suaves.
Pero esta colilla me lleva al cenicero.
Donde el control del fuego se esclarece.
Donde el Hombre difumina su arrogancia con el Sol estrujando a su antojo
boquilla contra hierro.

Esta vez,
inoxidable.

(Perdonanos Krom)

Comentarios

Entradas populares