SER UN PEZ

Y revisas tu “homosexualidad”, y encuentras un “agujero de gusano”, pero ya estás ahí, no puedes detenerte, ahí. Y miras al cielo, al techo, con los ojos cerrados. Y tratas de hacer el giro, y vaya si lo haces, en forma de esvástica. Entonces debes pensar, debes, pensar; oído, piel, sensores capilares, y entonces FRENTE, a lo CHARLES MANSON, asi que concluyes, concluyes, soy uno mas, en forma de, cadena de ADN. Cadena de ADN que recuerdas de unos dibujitos de la tele. Y mi amada? Entonces como será ella? Y cuando mis ojos se tuerzan y traten de buscar los suyos? Imposible pues, pues se tuercen, esquivan, y que esquivan? Esquivan tu mente, tu ESVASTICA. Y lo hacen tan bien, que tus palabras se detienen. Entonces un “clap!”, desenlazas la cadena de ADN, mientras observas, sensitivamente, como una burbujita al estilo nivel, recorre tu cuerpo guiada por tu atención a ella prestada. Y se escurre por todos los rincones de tu cuerpo y quieres mirar, pero no ves nada, solo, raíces. Entonces llegan las metáforas, las inoportunas metáforas. Tejido piloso, que es? Es la raíz de un mundo en que si nos comparamos con los ARBOLES, la corona es la planta de los pies. Entonces quiere salir, siempre estuvo ahí, pero esta vez, la dejas ir. Y como una última bocanada de aire, quiere, salir. Te asustas pues. Piensas en un cachorro, ellos las hacen continuamente, pero nunca te habías dado al letargo de una forma plena. Asique, stop. Paras, la enjugas y la posees.

Asi deben abortar las mujeres, te cuestionas… Dejando marchar esas burbujitas inconscientemente. Y ves a Kubrick, esa Odisea con ese final. Y está claro, las nueces de california que te comiste antes de acostarte para cenar, te retrotraen al sonido seco de tu propia NUEZ, y de nuevo te asustas. Y de nuevo, stop!. Esta vez las has contado, CINCO. Clock, clock, clock, clock, clock… Y, en pie!. Estas seguro de que todo esto ya ha sucedido antes, lo viste de nano y como un proceso biológico mas lo obviaste. Como decía, no puedes quedarte ahí. Y entonces UNIVERSALIZAS tu criterio. Y piensas en mapas ya trazados, en el sentido de las agujas del  reloj, en la historia humana más reciente, y pruebas suerte. Norte, oeste, sur y este. A todo esto el pulular de tu barrio se mueve al milímetro con cada uno de tus simples movimientos mentales. Pero tus ojos parecen empezar a cristalizarse, piensas en la muerte, en HITLER, no quieres basar tu credibilidad en algo así. Lo detienes, has vencido al pez con la voluntad, y de algún modo, noche tras noche, quién sabe cuántas noches, tratas de hacer un similar “viaje”, y no das con uno, das con TRES, agujeros de gusano. Se trata de como un fantasma, o el mismo DRACULA, alzarte con la imaginación de la cama en la que yaces postrado. Pero no te dura demasiado y una especie de gota de tintero cae sobre tu frente. Y a la noche siguiente otra, y otra, y ya estas hasta aburrido de saborearlas. Erguidos si, sobre un mapa de guerra y mediante el empleo de la táctica si, pero solo con tu mente, imposible. Y los pensamientos están ahí, virando alrededor de esa vara metálica que atraviesa tu frente. Asique decides dejarlo para otro día, otra noche, cuando el siguiente amanecer ya no te deslumbre.

Es muy divertido, no demasiado doloroso, y esclarece las sombras, a la par que te centra en tu único y verdadero objetivo, es decir, tus andares.  Ni peces ni sirenas ni rabos, ni colores ni corales ni puertos. Solo tus pies por cabeza y tu cabeza por pies.


Que cada ser humano siga girando, pero que no olviden, que siempre será sobre su propio eje.

Comentarios

Entradas populares