Diario de un guerrero (Capítulo 1)

La noche mece las agujas del reloj y mi cuerpo sucumbe a un cansancio ciego. Aún así mis fuerzas permanecen intactas y como a la espera de un acecho inminente. No será hoy, por lo que parece, los tiempos de paz han llegado para turbar de inactividad un corazón ansioso de turbulencias con las que desafiar al Destino.

Comentarios

Entradas populares