Diario de un guerrero (Capítulo 7: El amor)

La cosa fue bien simple: Yo me enamoré de una tía a la que acabaron metiendo en un psiquiátrico y cuando salió, me dejó de hablar, y al poco entré yo.

Se podrían sacar muchas conclusiones de este entuerto. Psicológicas tal vez, también heroicas o románticas pero lo único cierto es que los acontecimientos no suelen sucederse en arreglo a nada de esto.

He hablado hoy con un amigo, músico de gran talento y buena persona; el caso es que ha salido a colación un contexto parecido pero al revés.

El de un tipo, que soltó a su novia, le fue infiel, acabó en el psiquiátrico donde ella nunca se separó de él; y al cabo del tiempo la volvió a soltar y la que acabó entrando fue ella.

Como digo, se pueden sacar muchas conclusiones de esto, pero, ya digo.

Y es que, ay el amor...

Comentarios

Entradas populares