El "poder" del escorpión

En el Ayún. En tiempos de guerra real. En paracaídas. Saltó, y al llegar justo al suelo de arena, un escorpión; un maldito escorpión, uno solo, le picó justo en el tendón de Aquiles.

Por poco pierde la pierna, grangrenosa. Entumecida, cada vez más, a "pasos" de gigante, pero sobrevivió.

Y así, tal cual, me lo contaba Diógenes en un hospital psiquiátrico.

Comentarios

Entradas populares