El ·punto· de inflexión

Recuerdo cuando me hice poeta. No cursaría ni segundo de BUP; seguramente primero. Y los profesores hablaban, y hablaban, y hablaban; y reiteraban, y reiteraban, y reiteraban. Así que algo se había de hacer.

Qué utensilios tenía a mi disposición más cercanos encima del pupitre? Pues lo normal. El típex, bolis bic de varios colores, lapiz, goma, y eso.

Empecé por una Oda al Tipex. Quizá aún la recuerde, veamos...:

"...blanco y soñador,
que la utopía imagina,
en una escritura fina."

Algo así. Y luego vino el bic azul:

"Chorros de azul
tambalean por un tubo..."

Etc...

No recuerdo más. Y es que eso es la poesía, puro pragmatismo. No me valen cuentos y metáforas difusas. En serio, si quieres ser poeta, empieza por las lineas de tu mano.


pd: Y sí, en este caso estoy totalmente de acuerdo con Sartre y su posición existencialista. El hombre, no es un gato, ni un perro, ni un lobo, ni un oso; bueno, lo es a tales efectos en momentos muy determinados. Y por ello evoca esa forma animal en su persona ya sea mediante la admiración, el asombro o la ilusión. Pero no, el hombre es hombre (y mujer), y como tal, todo su deambular afecta y repercute en el resto de la humanidad, y eso sucede siempre, a cada paso. No he leído nada de este hombre, sí de su contrincante tristemente fallecido en un accidente de coche. Pero el hombre, siempre, debe ser consciente de su rastro, y no ya de un modo detectivesco, sino a la sazón, como dueño de su felicidad. Basada en el ejemplo consciente, el tesón, y la habilidad. Pues desde que nacemos nos damos a una jungla llena de trampas y peligros. Quién lo hizo? No lo sé. Quién puede superar todas las fases o niveles? Cualquiera que se precie.

Comentarios

Entradas populares