Kárate kid 2 (Atención crítica)

Larusso vuelve a las andadas (La historia continua), y... La realización es impecable, la música también, vuelve Bill Conti a narrar con su sello un metraje impoluto y, si cabe, depurarlo más. Pero el personaje de Daniel -ya lo aprecié yo de niño cuando la vi- atasca un poco el romanticismo verdadero de las posibilidades ante una historia así. Si tuviésemos que sacar un perfil psicológico de este muchacho hábil en demasía para meterse en jaleos, o ni tan siquiera; tan sólo el perfil normal que cualquier foráneo desataría en un pueblo de costumbres y conceptos tan diferentes, sería totalmente errático. Y al final vence, porque está Miyagi. El cual, ya digo, en una de sus mejores y desenvueltas actuaciones, también desmerece ante el contacto con el chavalito. Está claro que siempre tiene que haber una chica, que es lo que despierta la bestia aguerrida de los hombres, pero no hay reflexión por parte de las experiencias que el chaval vive, no hay interiorización de su alma. El concepto básico que supuestamente, y no supuestamente, el concepto básico que enseña Miyagi. Aquí vemos a un Daniel San poco escarceado en exceso ante un desarrollo cronológico que al menos, sí se muestra en la primera. El chico vuelve a cometer exactamente los mismos errores que unos meses antes. Sólo un inciso para la posteridad:

- Y por qué no se casó con ella y se fue a Alaska?
- Daniel San. Nadie es perfecto.


Y ya aprovecho para pincelar la 3. En la que sí hay verdadero acecho y peligro, también con chica. Pero acoso auténtico. Provocación verdadera. Encerrona total. Y sólo una verdadera vía de escapatoria: Un final de combate de los más espectaculares que habrá en el cine. (Ésta sí que la vi ya en pantalla grande):

-Daniel San, oír. Oír! Bien perder ante adversario mal perder ante miedo.

Y se desata la maravillosidad.

Y ya de paso hablo de la serie que han hecho ahora. No la he visto, pero creo que hay un reajuste de cuentas. Si sus guionistas han tenido en cuenta todo esto para reflejar las ideas sobre sus personajes, bien. De lo contrario, si sólo se han quedado en la primera, mal. Porque se trata de una saga. Y realmente todas coherentes, otra cosa es que guste o destaque más o menos.



pd: Lo que más me gusta de todo es esa filosofía: Se puede ser un paleto de un pueblo de diez habitantes y tener más clase que cualquier "hombre de mundo". Tan sólo ciñéndote a las costumbres.

Comentarios

Entradas populares