Los Inmortales (HighLander) - Crítica cinematográfica necesaria

Es sencillamente la vida de un hombre. Un hombre que empieza en un sótano. Un sótano, ciertamente, angustioso para morir. De ahí deviene el kaos. Pero, sin embargo, a través de su corazón, su memoria, y sobretodo su sobredotada inteligencia (ya que posee una gran cultura), logra, y sí, logra, ascender al Reino de los Cielos.

Veréis, la Muerte, no es como nos la quieren pintar los poetas. Los mediocres poetas en este caso. La Muerte simplemente es un apagón. Reparten caramelos, y apagan la luz. No hay más.

Se puede soñar, se puede pasar uno la Vida soñando, con ese momento, con ese ascenso, con ese ansia, con esa lujuria, qué se yo, soñando al fin y al cabo, pero... <<Hay más que mirar donde otros sólo ven, más que alcanzar en lugar de soñar>>.

En un ciclo sin fin. Porque así, es la Vida. No la Muerte, la muerte te frena y se acabó.

Así que, señores de la guerra, señores de escocia, señores del convento Jerusalén, por favor, dejen de soñar y empiecen a practicar.

Con la espada? Pues vale. Con lo que queráis. Aquí venimos todos a lo mismo.

Comentarios

Entradas populares