SOBRE LOS MARICAS, LAS PUTAS Y EL ODIO

Dicen ahora los del colectivo del orgullo de ser maricas muchas tonterías, pero entre ellas se me ha apercibido una: "Lo sexual es social". Algo así. Y Facebook aniquila un contenido de mi perfil por incluir en él la palabra marica y asociar este hecho directamente a un odio de discriminación creo que dice 'sexual'. De orientación sexual vaya.

Vamos a empezar: La homosexualidad no es un derecho. Del mismo modo que no lo es la sexualidad en sí. Nadie tiene derecho a follar. Por eso, de hecho, se llega a pagar por este hecho. El problema es que, es lo más fácil. Follar y punto. Y como desde niños, vivimos aferrados a eso, nos lo acabamos tragando como si de una cuestión esencial se tratase. La homosexualidad ni si quiera es una elección. Es una condición que te otorga la experiencia y la propia vida. Todos somos maricones al nacer. Todos lo seremos al morir. Reivindicar un orgullo en pro de esto me parece lógico en arreglo a una persecución tiránica de la práctica No así en arreglo a la práctica en sí. Pero hoy, y ayer, el sexo está en boca de todos, y a diferencia de otros tiempos, ya no parte de la bajeza, porque es la bajeza, sino que se enarbola y se pretende mostrar su cara amable, dulce, desinteresada y coloquial.

Perdonad, el sexo, como tal, proviene de las pasiones más oscuras del ser humano. Si queréis enaltecer algo, enalteced el amor. Porque éste es la cura. Vicio contra virtud. Siempre ha sido así.

Y sigo. Cuando una mujer es una puta zorra de mierda, tiene salvación. Cuando un hombre es un maricón pelotudo hijo de perra, tiene salvación. Bolleras, travestis... me da igual el resto. Quizá ustedes necesiten un poco de ataque por esa zona. Encararse con la psicología más pesada, tratar de entenderla, enloquecer, ser diagnosticados, ser atados, ultrajados pero de verdad, no con que este me ha señalado por la calle. No. Sufrir. Sufrir de verdad. Quizá así se dejen de mierdas auto compasivas.

No voy a ir más allá, porque el tema ni siquiera lo merece. Pero que sepan esos pedazo de maricones de Facebook que volveré. Y más perro si cabe.

Comentarios

Entradas populares